Leyendo...
Estás aquí:  Portada  >  Valdeorras  >  Artículo Actual

Adif condiciona el permiso para rehabilitar el viejo edificio de Cruz Roja de Vilamartín al pago de una deuda de 1.000 euros contraída por el Concello en 2009

Por   /  05/11/2016 

    Imprimir       Email
  • La institución local no tiene constancia de la misma y advierte que el inmueble corre el riesgo de derrumbe según un informe técnico
Las obras para asegurar el tejado habían comenzado el pasado verano

Las obras para asegurar el tejado habían comenzado el pasado verano

 

Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) condiciona el permiso para rehabilitar el edificio de la Cruz Roja de Vilamartín, situado en la N-120, al pago por parte del Concello de una deuda de poco más de 1.000 euros correspondiente a 2009 (cuando gobernaba la popular María Jesusa Candal) contraída a raíz de una licencia para la canalización de tuberías debajo de la vía del tren, hacia la depuradora, el citado año.

La institución local no tiene constancia de dicha deuda y considera que no es correcto vincular ambas cuestiones pues “no tiene qué ver una cosa con la otra”, expone el alcalde, Enrique Álvarez Barreiro (PSOE), quien señala que “yo ya estuve en 2011 y 2012 en el Concello y a mí nadie me reclamó nada. No hay ningún documento del impago del citado permiso”. Además, aclara que dicha deuda podría haber prescrito si no hubo la pertinente reclamación en su momento.

Enrique Álvarez Barreiro indicó que comunicó a Adif que “si quieren que paguemos, al menos que manden todo lo relativo a dicha deuda para estudiarlo pues no tenemos conocimiento de ello”.

Además, insiste en que “no tiene nada que ver una deuda con un permiso para una edificación que, además, corre peligro de derrumbe, pues tengo un informe de un técnico que advierte del peligro de caída de la edificación”.

El permiso es preceptivo para poder trabajar debido a la proximidad del antiguo edificio de Cruz Roja con la vía del tren ya que la titularidad del inmueble es del Concello de Vilamartín, institución que también tuvo que pedir el visto bueno en su día  a los titulares de la N-120.

El objetivo de la obra es, además de asegurar y acondicionar el edificio, ponerlo en valor sacándolo a concurso para que algún empresario pueda explotarlo ya sea vendiendo productos típicos de la zona u otra iniciativa parecida que revierta en el desarrollo local del municipio.

 

 

 

    Imprimir       Email

También te recomendamos...

Certamen de Corales en Vilamartín

Leer mas →